Te llamaremos.

Ingresa tu información abajo y un experto en empresas de T-Mobile® se comunicará contigo. O llámanos al 1-844-428-9675.

¿Ya eres cliente de T-Mobile para empresas? *indica campos obligatorios

Ingresa tu nombre.

Ingresa tu apellido.

Ingresa un número de teléfono válido

Ingresa una dirección electrónica válida.

Ingresa un código postal válido.

Ingresa el nombre de tu compañía.

Campo obligatorio.

Te llamaremos.

Ingresa tu información abajo y un experto en empresas de T-Mobile® se comunicará contigo. O llámanos al 1-844-428-9675.

¿Ya eres cliente de T-Mobile para empresas? *indica campos obligatorios

Ingresa tu nombre.

Ingresa tu apellido.

Ingresa un número de teléfono válido

Ingresa una dirección electrónica válida.

Ingresa un código postal válido.

Ingresa el nombre de tu compañía.

Campo obligatorio.

Te llamaremos.

Ingresa tu información abajo y un experto en empresas de T-Mobile® se comunicará contigo. O llámanos al 1-844-428-9675.

¿Ya eres cliente de T-Mobile para empresas? *indica campos obligatorios

Ingresa tu nombre.

Ingresa tu apellido.

Ingresa un número de teléfono válido

Ingresa una dirección electrónica válida.

Ingresa un código postal válido.

Ingresa el nombre de tu compañía.

Campo obligatorio.

Reduciendo la brecha digital: distrito escolar se asocia con T-Mobile

En el Distrito Escolar Unificado de Palm Springs (PSUSD, por sus siglas en inglés), los educadores concibieron un nuevo tipo de día escolar. Un entorno en el que los estudiantes asistieran a clases listos para interactuar con los maestros y para profundizar en sus estudios más tarde usando la tecnología para aprender a su propio ritmo en casa.

Para dar vida a esa visión fue necesario encontrar una solución para la brecha tecnológica a la que se enfrentaban los estudiantes. Más del 86% de los estudiantes del PSUSD recibían almuerzos gratis o con descuento y el personal era consciente de que eso probablemente significaba que la mayor parte de ellos no contaban con Internet o computadoras en sus casas.

"Aquí en Palm Springs, creemos firmemente en las plataformas móviles", expresó William Carr, director de tecnología y sistemas de información del distrito. "Cuando comenzamos a desarrollar nuestro entorno móvil… nos encontramos con ciertos problemas y dificultades. Nos dimos cuenta de que una gran parte de nuestros estudiantes no contaba con banda ancha en el hogar".  

Antes de que el distrito pudiera ampliar el día escolar al aprendizaje en el hogar con la expectativa de que todos los estudiantes participaran, tenían que encontrar una forma de resolver el problema de conectividad que sufrían algunos estudiantes fuera de la escuela.

"Nuestra supervisora, Sandy Lyon, Ph.D., y el supervisor asistente de servicios educativos estaban muy enfocados en garantizar que todos nuestros estudiantes tuvieran acceso a sus recursos educativos por Internet", explicó Carr. Sabíamos que queríamos algo que fuera seguro, algo que fuera asequible, que fuera fácil de configurar, implementar y administrar. Después de investigar, redujimos las opciones a una solución que utiliza hotspots de T-Mobile".

Una sociedad para reducir la brecha


Expertos de T-Mobile en ventas educativas visitaron el campus y ofrecieron al distrito una colaboración que permitiría a los estudiantes conectarse mientras estuvieran en casa.

"La actividad del distrito escolar es diferente del sector privado", agregó Carr. "Realmente buscamos socios a largo plazo y establecer una relación de confianza es clave, porque no somos implacables como las empresas privadas. Somos más sociables y amigables". La solución propuesta por T-Mobile, usar hotspots para resolver el problema de falta de Internet de los estudiantes, llevó a que el PSUSD aceptara un programa piloto. El distrito aseguró que el deseo de T-Mobile de colaborar verdaderamente con el distrito para encontrar una solución y la línea de asistencia dedicada también fueron factores decisivos.

"Comenzamos con 10 hotspots y recorrimos todo el valle...cada escuela, cada comunidad, cada parque de caravanas y cada complejo de apartamentos donde nos preocupaba la cobertura. Luego informamos de nuestros hallazgos al consejo y a la junta, que estaban muy entusiasmados con este programa piloto", expresó Carr.

A diferencia de otros proveedores, incluidos AT&T y Verizon, T-Mobile podía garantizar la cobertura en las áreas que preocupaban al PSUSD. Y, cuando el distrito requirió una señal aún más potente, T-Mobile fue capaz de realizar modificaciones a torres celulares específicas para proporcionar mayor conectividad.

"Realmente consideramos que eso fue un diferenciador clave para nosotros", aseguró Brad Cantrell, representante de T-Mobile. "Dentro de las 48 horas siguientes a enviar la información a mi grupo de red y tecnología, tengo una respuesta junto con sus medidas propuestas".

La predisposición de T-Mobile para trabajar en conjunto con el distrito fue un punto de inflexión, dijo Carr. "T-Mobile lo hizo posible. Pasamos de 10 aparatos a 1,510 aparatos relativamente rápido y cumplieron con todos nuestros requisitos".

Crear "igualdad de oportunidades"


La capacidad de usar Internet en casa eliminó una de las barreras clave para el éxito de los estudiantes, según Mike Swize, Ph.D., supervisor asistente de servicios educativos.

"De lo que estamos hablando es de cerrar la brecha," afirmó Bernie Marez, directora de la escuela secundaria Raymond Cree."Estamos cerrando la brecha entre todos los estudiantes, todos tienen las mismas oportunidades. Tienen acceso a lo que necesitan".

Tener acceso a un hotspot significa que la estudiante de séptimo grado Serenity Dill puede hacer su tarea si necesita usar Internet para completarla, como por ejemplo, ver videos y leer publicaciones en Internet, sin tener que ir hasta la casa de su abuelo para tener acceso a Internet.

"Lo uso en casa todos los días", explicó. "La mayoría de nuestras tareas son por Internet, de modo que las entregamos a través de Google Classroom".

T-Mobile trabajó en conjunto con el distrito para configurar Guardia en la Web, para ayudar a bloquear o filtrar el contenido inapropiado de páginas web (por ejemplo, medios sociales, contenido para adultos). El distrito también ofrece capacitación para estudiantes, y sus padres, sobre cómo usar tanto los hotspots como los Chromebooks provistos por la escuela este año. Ahora tienen una política de 1:1, lo que significa que cada estudiante tiene un Chromebook para usar en casa y en el aula.

"Creemos firmemente que para que el estudiante tenga éxito, no se trata solo del estudiante y el maestro, se trata de la familia, la casa, el entorno y la comunidad", agregó Carr. "Si un padre no puede ayudar debido a su falta de capacitación o experiencia con la tecnología, va en detrimento de los estudiantes".

Para ayudar a mantener comprometidos a los padres, el distrito creó un centro de participación de padres para garantizar que ellos también entiendan la tecnología disponible. Este programa ha permitido que los padres se sientan más involucrados en la educación de sus hijos: pueden asegurarse de que sus hijos se conecten con sus maestros o encuentren respuestas a sus preguntas por Internet.

"Los padres que no hablan inglés como primera lengua, antes estaban nerviosos a la hora de ayudar con las tareas escolares", explicó Carr. "Sin embargo, pueden asegurarse de que el estudiante cuente con un ambiente seguro y tranquilo para conectarse a Internet y de que su tecnología esté cargada y se cuide correctamente. Hemos cambiado el rol de algunos padres, de modo que ahora hay una nueva forma de ayudar en la educación de sus hijos".

Además, el programa ha aportado al distrito información sobre el uso y los hábitos de los estudiantes, que permite a los maestros ayudar de maneras más específicas cuando los estudiantes necesitan un poco de ayuda adicional.

"Se trata de enseñanza personalizada", afirmó Carr. "Cada estudiante es único".

Cosechar los beneficios


A medida que el programa entró en vigor, los educadores notaron cambios apreciables en las calificaciones de logros, pero también en áreas que son más difíciles de cuantificar.

"Una de las cosas que hemos observado a partir de nuestra implementación 1:1 es, además de los datos, el impacto sobre el ambiente y la cultura de la escuela", expresó Marez. "Cuando caminas por el campus durante la hora del almuerzo, simplemente puedes sentirlo". Se siente calma y concentración. Esto se está convirtiendo realmente en un centro de aprendizaje".

Mientras que la cultura mejorada del campus es impresionante, dijo Carr, las estadísticas son aún mejores.

   ▪   Los maestros ganaron 2.5 horas en el aula cada semana porque los estudiantes pueden trabajar en proyectos basados en la tecnología en sus casas.
   ▪   Los estudiantes mismos ahora están accediendo a programas educativos por Internet 6.5 horas a la semana en promedio (en comparación con las 2.5 horas cuando sólo usaban computadoras en el aula).
   ▪   En el programa de lengua y matemáticas basado en Internet, los estudiantes de escuela secundaria mostraron un incremento promedio de 4% en matemáticas y un incremento promedio de 2% en lengua.
   ▪   La escuela secundaria Raymond Cree ha experimentado una reducción de al menos 50% en el número de estudiantes involucrados en algún tipo de dificultades.
   ▪   La asistencia en todo el distrito ha aumentado un 3%.

El distrito tiene la flexibilidad de agregar datos y hotspots a su plan según sea necesario para ayudar a más estudiantes. También han cambiado todas las líneas de voz del personal de Verizon a T-Mobile.  

"Esta sociedad entre T-Mobile y el distrito nos permitirá hacer realidad nuestra visión para los estudiantes", expresó Marez. "De ofrecer a los estudiantes acceso y oportunidades a medida que crecen y se convierten en estudiantes del siglo 21".